Título así este post porque las normas que regulan la actuación de los esquiadores en pistas no van más allá del sentido común. Cualquier persona con cierta deferencia hacia el prójimo las cumple sin ni siquiera ser consciente de su existencia. Sin embargo, vemos con demasiada frecuencia incumplir estas normas básicas.

El esquí lidera el ranking de accidentes en comparación con otras actividades deportivas realizadas en la naturaleza, tanto por el porcentaje que presenta en relación con el número de usuarios como por el de demandas interpuestas antes los tribunales.

El otro día leí un dato estadístico, en el que puede estar la clave de la existencia de tantos accidentes en el esquí. La práctica del esquí alpino se ha popularizado en las últimas décadas, pero este aumento de practicantes no ha supuesto un aumento del número de federados;  es más, según los datos del Consejo Superior de Deportes en 2010 la Federación de Deportes de Invierno tuvo un tercio de las licencias que tenía en 1998. Las federaciones deportivas realizan una importante labor de formación, asesoramiento y concienciación de sus federados. En montaña por ejemplo, los montañeros federados sólo protagonizan el 20% de los accidentes. Conozco muchos practicantes de esquí, pero entre ellos pocos deportistas. Los “no deportistas” priorizan otros aspectos por delante de la seguridad.

Son 10 las normas de actuación de todo usuario, contempladas por la Federación Internacional de Esqui; son las “normas FIS” que hay que conocer, respetar y hacer valer:

1.- Respeto de los otros.
El esquiador o snowboarder debe comportarse de manera que no ponga en peligro o perjudique a los demás.
2.- Control de la velocidad y el comportamiento.
El esquiador o snowboarder debe esquiar de forma controlada. Debe adaptar su velocidad y forma de esquiar o deslizarse en snowboard a su habilidad personal y a las condiciones generales del terreno, nieve y tiempo así como la densidad del tráfico en las pistas.
3.- Elección de la ruta.
El esquiador o snowboarder que viene de atrás debe elegir su camino de forma que no ponga en peligro al esquiador o snowboarder de delante.
4.- Adelantamientos.
El adelantamiento puede efectuarse por arriba o abajo, derecha o izquierda, pero siempre de manera que se deje espacio suficiente para prevenir las evoluciones voluntarias o involuntarias del esquiador o snowboarder adelantado.
5.- Entrar en la pista, comenzar a deslizar y girar hacia arriba.
Todo esquiador y snowboarder que penetra en una pista, reanuda su marcha después de parar o evoluciona hacia arriba debe mirar arriba y abajo de la pista para asegurarse que puede hacerlo sin provocar peligro para él o los demás.
6.- Parar en la pista.
Todo esquiador o snowboarder debe evitar estacionarse sin necesidad en los pasos estrechos o sin visibilidad de las pistas. En caso de caída en uno de estos lugares, debe apartarse y dejar libre la pista lo antes posible.
7.- Subir y bajar a pie.
El esquiador o snowboarder que suba o baje a pie debe hacerlo por el lateral de la pista.
8.- Respeto del balizaje y la señalización.
Todo esquiador o snowboarder debe respetar el balizaje y la señalización.
9.- Prestación de ayuda.
En caso de accidente todo esquiador o snowboarder debe prestar socorro.
10.- Identificación.
Todos los esquiadores o snowboarders que sean testigos de un accidente, sean o no responsables del mismo, deben identificarse e intercambiar nombres y direcciones.

[contact-form][contact-field label='Nombre' type='name' required='1'/][contact-field label='Email' type='email' required='1'/][contact-field label='Sitio Web' type='url'/][contact-field label='Comentario' type='textarea' required='1'/][/contact-form]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>