Termino la jornada de trabajo con esta reflexión, ante la impotencia que me produce ver asuntos irresolubles de modo satisfactoria porque están sustentados en un contrato que adolece de enormes lagunas en perjuicio de uno de los contratantes, mi cliente.

Consulte a un abogado, es sencillo (puede hacerlo on line) y se evitará muchos problemas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>